Bañar a un conejo: ¿es recomendable? ¿Cómo se hace?

Bañar a un conejo: ¿es recomendable? ¿Cómo se hace?

Cuando vas a adoptar a una nueva mascota, debes conocer antes todos los cuidados que requiere, ya que cada animalito va a necesitar cosas específicas. Si has elegido a un conejo como animal de compañía, una de las cuestiones que debes considerar es su higiene. ¿Se debe bañar a un conejo? ¡Te hablamos sobre ello!

¿Es necesario bañar a un conejo?

No, no es de vital importancia, salvo en casos muy específicos. Te lo explicamos.

Los conejos son animales bastante cuidadosos con su higiene propia. Ellos mismos se acicalan y limpian su pelaje a diario, así que los baños no suelen ser necesarios.

Esto es así porque además de ser muy limpios el baño es un momento que les causa un gran estrés. ¡Y lo último que queremos es que se angustien!

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los conejos poseen una capa protectora en su piel que en caso de baños continuos acabaría desapareciendo.

bañar a un conejo

Así que recuérdalo, como mucho lo puedes hacer dos veces al año o en un caso de extrema urgencia si tu conejo se ha llenado de suciedad.

Cómo bañar a un conejo

A continuación, te vamos a explicar varias formas de bañar a un conejo. ¡Toma nota!

Bañar a un conejo en seco

Esta opción es muy interesante, ya que evitarás que tu mascota pase por el mal rato de un remojón.

Para ello necesitas un champú en seco para conejos. Lo encontrarás en tiendas especializadas y suele venir en polvo, pero es mejor que consultes primero a un veterinario si en el caso de tu mascota en concreto sería bueno emplearlo.

Los conejos tienen la piel sensible, pero si un profesional te ha dicho que sí, ¡entonces adelante!

Coge a tu conejo con firmeza, pero con suavidad. Tápale la cabeza con tu mano para evitar que los polvos alcancen sus ojos, nariz. orejas y boca y espárcelos por su cuerpo.

Ahora coge su cepillo de pelo y empieza a cepillarlo a favor y en contra del nacimiento del pelo. Hazlo muy despacio y con cariño para que se vaya acostumbrando.

Repite el cepillado hasta que el polvo desaparezca. De esta forma también lograrás quitar todo el pelo muerto que tuviese, evitando que se lo trague al acicalarse él mismo.

bañar a un conejo

Bañar a un conejo con agua

Si vas a bañar a tu mascota con agua, debes prepararlo todo previamente y disponer de bastante tiempo para hacerlo sin prisas. Recuerda que el agua estresa a los conejos, así que no te puedes permitir estresarte tú también.

Lo aconsejable siempre es cepillarles un poco el pelo primero para eliminar suciedad y pelo muerto, especialmente si son conejos muy peludos como el conejo de angora.

Prepara agua templada en un lugar no muy grande, es decir, no llenes la bañera. Te vendrá mejor el lavamanos, el fregadero o un barreño ancho.

Cógelo con cariño y realiza movimientos suaves. ¡Ni se te ocurra lanzarlo al agua o sumergirlo! Puede sufrir un shock muy grande.

Ten preparado a mano un jabón especial para la piel del conejo. ¡Mucho ojo con usar tu champú o el de otro animal! ¡Que un profesional te aconseje siempre!

Echa un poco de jabón en tu mano, aplica agua y enjuaga después todo muy bien. Evita que le llegue a los ojos y las orejas. Si vas a limpiar su cabeza, no eches nunca un chorro de agua directamente.

Tras bañar a un conejo llega un momento igual de importante: secarlo. Escoge una toalla seca, limpia y suave. Coge a tu conejo en brazos y arrópalo durante un rato. ¡No le seques arrastrando la toalla por su cuerpo, podrías hacerle daño!

Antes de soltarle, debe estar completamente seco, ya que si no es así podría resfriarse. Esto te llevará algo de tiempo, pero es muy necesario.

Algunas personas recurren al secador de pelo para acelerar este momento, pero no es del todo aconsejable, ya que si te equivocas de temperatura o se lo acercas demasiado, puedes quemarlo o causarle irritación en los ojos.

bañar a un conejo

Quitar manchas específicas a un conejo

Si tu conejo se ha manchado, pero muy poco, quizás no sea necesario darle un baño completo.

Peina la zona de su cuerpo donde esté la mancha para ir eliminando la suciedad. Tras esto, limpia bien ese cepillo o peine.

Ahora, coge un paño suave y limpio. Humedécelo con agua tibia y pásalo por la zona. Si tu conejo tiene el pelo largo y la suciedad no está a ras de piel, evita entonces que el paño toque su piel.

Después, vuelve a coger el cepillo o peine y vuelve a pasarlo por la zona. Tras esto, seca bien las partes que hayas humedecido con una toalla seca.

Entendemos que bañarlo entero directamente con agua es más rápido, pero piensa en tu conejo y en su felicidad. ¡Y por desgracia los baños no les hacen muy felices!

Pero bañar a tu conejo no es lo único que debes tener en cuenta para su bienestar.



Booking.com